PROCLAMA DE LA GENTE

Ante la actual situación política por la cual atraviesa nuestro país, el pueblo democrático Venezolano, reunido en Red Nacional de Asambleas de Ciudadanos, ha deliberado con suficiente amplitud y analizado con serena responsabilidad el reto histórico que tiene por delante para decidir entre un pragmatismo político que nos puede llevar a derroteros de incalculables consecuencias y una lucha firme por derechos, principios y garantías constitucionales que nos permita rescatar la libertad y la institucionalidad democrática para todos los venezolanos. Somos la voz de la gente que no tiene voz.

Consideramos que para la realización de las elecciones regionales y municipales del próximo 31 de octubre de 2004 no están dadas las condiciones de legalidad, imparcialidad y transparencia que garanticen la INSTITUCIONALIDAD DEMOCRÁTICA DEL VOTO COMO EXPRESIÓN DE LA VOLUNTAD DE LA GENTE porque el Consejo Nacional Elec toral ha violado la Ley Orgánica del Sufragio y Participación Política contraviniendo e igualmente violando lo establecido en el texto constitucional incurriendo en el incumplimiento de una obligación no excusable porque: (1) No convocó formalmente y en forma oportuna al referido proceso; (2) No anunció, mantuvo abierto, no cerró, no publicó y no depuró el Registro Electoral en los lapsos establecidos; (3) Negó que los votos sean contados en su totalidad en acto público. Por su parte el Ejecutivo Nacional tiene control férreo de la fiscalía de cedulación, de las oficinas electorales regionales y municipales y de la integración de las mesas de votación. Toda ausencia o quebrantamiento de las reglas establecidas en la LOSPP, de una sola de ellas, vician de NULIDAD ABSOLUTA el referido proceso electoral. A lo anterior se suma que se han transgredido principios fundamentales establecidos en la Convención Americana sobre Derechos Humanos; así como en los artículos 3 y 25 del Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos; y también en los artículos 3, 7 y 23 de la Carta Democrática Interamericana y una imposibilidad de defender nuestros derechos y garantías políticos ante la parcialidad manifiesta en las decisiones y sentencias del Tribunal Supremo de Justicia.

Concluimos que no estamos ante un proceso electoral dirigido a recomponer la institucionalidad democrática que afiance y consolide un sistema político de libertades ciudadanas sino, por el contrario, lo que se busca es establecer y vigorizar una forma hegemónica y totalitaria de ejercicio del poder, a través del sometimiento a una sola voluntad de todas las institucion es del Estado.

En este sentido, la RED NACIONAL DE ASAMBLEAS DE CIUDADANOS proclama ante la conciencia democrática de Venezuela y el mundo que:

Las elecciones regionales y municipales del 31 de octubre del año en curso sólo servirán para revestir de una aparente legalidad el colosal fraude del Referendo Revocatorio Presidencial ordenado por el Ejecutivo Nacional y p lanificado, articulado y ejecutado, en todas sus fases, por el Consejo Nacional Electoral, demostrado en los informes de investigación presentados recientemente a la opinión pública.
Apelamos al altísimo sentido de responsabilidad de la Comunidad Democrática Nacional, a su histórico sentido de dignidad y decoro y a sus demostradas ansias e irrenunciable decisión de vivir en libertad, para que todos soldemos el compromiso de asumir una patriótica y democrática decisión de repudio al criminal propósito de utilizarnos como actores de una FARSA ELECTORAL y a una enérgica e inequívoca actitud de reconocimiento y defensa del voto como una institución y fuente única y soberana sobre la cual se asienta el sistema democrático.
COMO DEMÓCRATAS respetamos la decisión personalísi ma asumida por aquellos que han decidido acudir al acto, a presenciar y/o a vigilar el proceso en general, asistidos para ello por la ley y la Constitución. Por lo tanto, hacemos un llamado al Gobierno Nacional y regional, a las Fuerzas Armadas y a la colectividad en general para que igualmente respeten la decisión que han asumido dichas personas.
Venezuela requiere que se restaure el estado de derecho y la vigencia de la Constitución Nacional lo cual es un deber y un derecho que tenemos que ejercer todos y cada uno de los venezo lanos.

Por las precedentes consideraciones en un ÚLTIMO LLAMADO DE LA GENTE:

Exigimos, como en reiteradas oportunidades ya lo hemos hecho, a los alcaldes y gobernadores en ejercicio, único poder constituido legítimamente vigente, y a los candidatos a las elecciones regionales a que hagan un frente común con la ciudadanía a f in de defender su legitimidad de origen y el marco legal y la gobernabilidad democrática en Venezuela oponiéndose activamente a la realización de unas elecciones irritas y a defender en este sentido la institucionalidad del voto. Aún están a tiempo de asumir el reto que la historia les demanda.
Exhortamos al Tribunal Supremo de Justicia para que de fiel cumplimiento a las conductas y deberes que les están atribuidos por mandato de la Constitución y las leyes y, de esta manera, evitar que recaiga sobre sus conciencias las trágicas consecuencias que podrían derivarse de la violación de las reglas sobre las cuales se sustenta el estado de derecho.
Hacemos un llamado a la Fuerza Armada Nacional a cumplir con su deber primigenio de vigilar, resguardar y ser garantes del cumplimiento de la Constitución Nacional y las leyes, defendiendo la libertad, la dignidad del hombre, la justicia y demás derechos humanos fundamentales.
Exhortamos a la gente que en estos aciagos momentos por los que atraviesa nuestra Patria Venezuela tome conciencia de su papel histórico y nos organicemos para asumir el rol protagónico y participativo que está consagrado en la Constitución Nacional y conducir la lucha por el rescate de la libertad y la democracia. Así mismo, los instamos a que respalden este pronunciamiento en que asumimos una firme e inquebrantable posición frente a la ilegitimidad del régimen y del fraude preparado para los comicios del 31 de octubre.

Denunciamos ante la colectividad nacional e internacional que el actual escenario político de Venezuela no se corresponde con el marco de la institucionalidad democrática, muy por el contrario la acción política del actual gobierno muestra caracterí sticas de un régimen de marcada inspiración totalitaria.

La realidad política de Venezuela es un asunto que pasa por la recuperación de la moral y de los principios y valores que deben regir una sociedad civilizada. El momento no permite la indiferencia y obliga al compromiso.

Ante todo lo antes expuesto la RED NACIONAL DE LA RED DE ASAMBLEAS DE CIUDADANOS se declara en sesión permanente hasta tanto se restablezca la gobernabilidad democrática y el estado de derecho en nuestro país.

Únete a nuestra lucha por una Venezuela libre y soberana.

Caracas, 28 de octubre de 2000

EN INGLES


 
 

HOME